¿Por qué sigues tirando la cáscara de la granada?

| |

Siempre me ha encantado la fruta y nunca ha faltado en mi dieta. Pero confieso que cuando era pequeña tenía unos sentimientos de amor y odio hacia el granado. Es decir, me sentía muy atraída por el color intenso de sus frutos jugosos, pero no soportaba la consistencia leñosa y ligeramente amarga que sus semillas me dejaban en la boca. 

Quizás por esto, he seguido subvalorando este fruto hasta hace unos años, pero ahora he aprendido a apreciar las propiedades de este regalo de la naturaleza. Con el post de hoy quiero redimir esa niña que a veces odiaba las semillas de las granadas y presentarte todas las propiedades de una fruta de la que se aprovecha todo, ¡hasta la cáscara!

Un pequeño árbol con una larga historia

La granada (Punica granatum L.) es una fruta con una larga historia. Parece que el origen de este bonito árbol frutal sea oriental y luego se haya extendido al resto de los continentes. Prefiere los climas templados y en la actualidad se cultiva sobre todo en el norte de la India, en la región mediterránea y en California.

Ya en tiempos antiguos se apreciaba el zumo de la fruta. Los egipcios, por ejemplo elaboraban con esta fruta un vino ligero. Para muchas civilizaciones, desde los griegos hasta los chinos, era símbolo de fertilidad, prosperidad y amor.

Es representada en muchos relieves y pinturas en diferentes épocas y culturas, y restos de la fruta se han hallado en excavaciones arqueológicas datadas en torno al año 3000 a. C.

Propiedades de la granada

Cuando estudié fitoterapia, recuerdo haber quedado muy sorprendida por las propiedades no solo de las semillas sino de la cáscara del fruto del granado.

  • La fruta y el zumo son una fuente importante de antioxidantes, vitamina C y taninos. Además, es altamente nutriente e indicada contra la oxidación celular y para prevenir enfermedades como la diabetes, la hipercolesterolemia y la hipertensión.
  • La cáscara proveniente de frutas de cultivo ecológico, deshidratada y troceada se puede utilizar en infusiones. Su poder bactericida y astringente hacen que sea ideal para aliviar el dolor de garganta y calmar la diarrea.

La granada y su zumo rico de propiedades han despertado el interés de los científicos, que en varios caso han detectado sus efectos positivos en pruebas sobre pacientes con cáncer de próstata y, en otros estudios, buenos resultados en el tratamiento de la hipertensión.

Las propiedades de la cáscara de granada para personas adultas son múltiples, se puede preparar una infusión con 2,5-4 g de cáscara troceada y utilizarla para hacer gárgaras contra el dolor de garganta, enjuagues para curar gingivitis y tomarla como antidiarreico.

Si no conocías las propiedades de la granada, probablemente ahora te apetecerá utilizarla más a menudo en tus platos dulces y salados, zumos o tomarla pura. Es una fuente natural de antioxidantes que merece la pena incluir en la dieta en esta temporada.

¿A ti también te ha pasado de declarar amor eterno a alguna fruta después de conocer sus beneficios? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

También te podria interesar

¿Qué nos dicen los colores de las flores medicinales sobre sus propiedades?

6 cosas curiosas sobre el tomillo (infografía)

Infusiones digestivas para después de comer: 3 recetas

2 comentarios:

Deja tu comentario