La mejor fruta de temporada en verano y sus beneficios

| |

La fruta de temporada en verano es la mejor opción para el desayuno y las meriendas. Como siempre, la naturaleza es muy sabia y en cada período nos ofrece materias primas ricas de propiedades beneficiosas para nuestra salud. Si quieres saber cuál es la mejor fruta para esta estación, en este post te propongo algunos ejemplos de las más saludables.

Beneficios de la fruta de temporada en verano

¿Te has fijado en los colores dominantes en las fruterías durante el verano? Tonalidades que van del amarillo al rojo.

Eso significa que son ricas en flavonoides (término derivado del latín flavus, que significa amarillo), principios activos que actúan en:

  • Regulación de la circulación sanguínea.
  • Estimulación de las funciones de riñones e hígado (actividades depurativas).
  • Protección contra los rayos UV (tienen propiedades antioxidantes).

Por otro lado, cuando hace calor, la fruta nos ayuda a compensar la falta de minerales y vitaminas para enfrentar mejor el calor.

Ésta es una excusa más para comer fruta de temporada y aprovechar todos sus beneficios.

Sin embargo, para que los frutos nos garanticen todas estas propiedades es importante que sean de calidad, de proximidad, cultivadas sin el uso de pesticidas y posiblemente ecológicos. De esta forma desarrollan mejor los principios activos y nos aportan grandes beneficios.

Albaricoques (Prunus armeniaca L.)

Es un fruto originario de las zonas más templadas de Asia y África. Es muy apreciado por su sabor y textura y utilizado en una gran variedad de preparados en el sector alimenticio. Este fruto adquiere mucha importancia también en fitoterapia, gracias a una serie de propiedades, entre las cuales se destaca la de regulador intestinal gracias al contenido en pectina, una sustancia neutra que en presencia de agua forma un gel que facilita el transito intestinal y protege las mucosas, actuando como laxante suave (indicado también para los niños). El albaricoque contiene además vitaminas del grupo A y C, minerales (potasio y magnesio) y flavonoides.

Ciruelas (Prunus domestica)

Es otro fruto muy típico de esta estación, quizás más conocido por sus propiedades terapéuticas laxantes. La ciruela es rica en fibra, vitaminas del grupo A, B y C y en sales minerales (hierro, calcio y potasio). Se puede tomar el fruto fresco o desecado. Para aprovechar los efectos laxantes de las ciruelas pasas, poner 3 ciruelas en remojo en un vaso de agua durante la noche, por la mañana comer las ciruelas y enseguida beber el agua de maceración.

Cerezas (Prunus avium L.)

Su color rojo brillante y sabor fresco hacen de la cereza uno de los frutos más atractivos en el comienzo del verano. Este pequeño fruto es un verdadero concentrado de salud gracias a un alto contenido en vitamina C y ácido fólico, minerales (magnesio, fósforo, potasio y hierro), y antioxidantes (flavonoides y compuestos fenólicos). Las cerezas tienen propiedades diuréticas y ayudan a regular el tránsito intestinal. En fitoterapia se utilizan los pedúnculos del fruto, ricos en sales potásicas, derivados salicílicos, taninos y flavonoides. La decocción de pedúnculos secos (30/50 gr. hervidos en 1L de agua durante 10 minutos) tiene propiedades cardiotónicas, diuréticas, febrífugas y analgésicas.

Higos (Ficus carica L.)

Esta planta originaria de Asia Menor fue introducida en Europa hace más de 4000 años y es hoy en día muy común en los países mediterráneos. La fitoterapia tradicional contempla el uso de los frutos (frescos y secos), ricos en azúcares, minerales (calcio, hierro, magnesio y bromo), vitaminas del grupo A, B, C y D, y abundantes mucílagos (en las semillas). El fruto consumido fresco o seco, o utilizado para decocciones, es indicado en caso de estreñimiento, afecciones de las vías respiratorias altas, irritaciones e inflamaciones del sistema digestivo (gastritis, colitis, estomatitis, faringitis, abscesos, gingivitis, etc.). El látex de las hojas y de los frutos verdes, irritante para la piel, se puede aplicar tópicamente sobre las verrugas, protegiendo la zona circundante con vaselina para prevenir reacciones.

Uva (Vitis vinifera L.)

Esta fruta, junto con el higo, es un símbolo de la tradición mediterránea. Además de ser una fruta de temporada que podemos encontrar fácilmente en los mercados en verano, existen muchas variedades y sin duda resultará más económica que otras frutas en este período. Así como otras bayas, la uva nos aporta sustancias antioxidantes y otros nutrientes muy recomendables para nuestro bienestar. Es una fruta que contiene vitamina C y minerales como el potasio, el cobre y el hierro. Por lo que se considera una fruta alto valor nutricional.

En general estos frutos son una fuente de vitaminas, sales minerales y flavonoides que nos ayudan a remineralizar y protegernos de las agresiones climáticas (viento, sol, calor). Son muy llamativos por sus colores y se pueden emplear fácilmente para decoraciones y recetas irresistibles.

Ahora ya sabes que comer de temporada es una opción saludable. Y si en algún momento te encuentras ante el dilema «comprar ecológico o comprar local» te recomiendo este post de Plantea en verde donde nos da datos muy interesantes para los que queremos llevar un estilo de vida sano y más respetuoso con el medio ambiente.

En mi desayuno ideal de verano no faltan los higos 🙂 ¿Cuál es tu fruto de temporada favorito?

También te podria interesar

¿Qué tipo de planta escoger según tu personalidad?

Friluftsliv: la pasión por las actividades en contacto con la naturaleza

¿Es cierto que las infusiones caducan?

Deja tu comentario