Las esencias de las plantas nos curan

| |

¿Has experimentado alguna vez esa sensación de bienestar y tranquilidad después de un paseo en un bosque de abetos o una siesta a la sombra de un un pinar?

Éste podría ser un primer punto para explicar los efectos terapéuticos de los aceites esenciales extraídos de plantas, árboles y arbustos que guardan moléculas aromáticas en sus flores, hojas, tallos o raíces.

¿Qué es la aromaterapia?

La aromaterapia es una rama de la fitoterapia, que se basa en el utilizo de aceites esenciales de plantas aromáticas y medicinales para mejorar y recuperar el bienestar psicofísico.

Ya las antiguas civilizaciones egipcia, china e hindú utilizaban los aceites esenciales tanto en rituales religiosos cuanto en la elaboración de ungüentos con fines cosméticos y medicinales.

No obstante, el término aromaterapia es más reciente y se debe al químico francés René-Maurice Gattefosse, que a principio del Siglo XX, experimentando casualmente los efectos terapéuticos del aceite esencial de lavanda sobre una quemadura en su mano, devolvió a esta práctica terapéutica ancestral su relevancia en los cuidados para nuestra salud y bienestar.

El aceite esencial, obtenido por destilación de las plantas, se diferencia de los aceites y otras grasas vegetales por ser extremadamente volátil. Con el proceso de destilación, el vapor de agua arrastra las moléculas de aroma que se condensan luego y se transforman en estos preciosos extractos.

Hoy en día la aplicación de la aromaterapia es cada vez más difundida pero es cierto que aún existen muchas reservas, ya que se basa en el uso de productos muy concentrados (piensa que para producir apenas 1 litro de aceite esencial de lavanda se necesita aproximadamente media tonelada de flores y tallos de la planta).

Aromaterapia y propiedades de los aceites esenciales

Los aceites esenciales pueden ser utilizados para uso externo, para inhalación y algunos pueden ser ingeridos.

  • Todos los aceites esenciales tienen, en mayor o menor cantidad, unas propiedades antisépticas. De hecho, muchas de estas moléculas son desarrolladas por las plantas para protegerse de ataques externos (plagas o animales).
  • De determinadas plantas con propiedades antiinflamatorias (romero y lavanda, por ejemplo), se pueden obtener aceites esenciales que mezclados con otros vehiculares resultan perfectos para aliviar dolores reumáticos e inflamaciones musculares.
  • El aroma de algunos aceites esenciales (romero, lavanda, nuez moscada o laurel) son indicados para equilibrar estados de ánimo, produciendo efectos tranquilizantes, energizantes o de concentración a través de la inhalación.
  • Los aceites esenciales de manzanilla (Matricaria recutita) y de canela (Cinnamomum Zeylanicum), entre otros, son apreciados por sus propiedades digestivas y estimulantes del apetito. Para la ingesta de estos y otros aceites esenciales recomendados por expertos se recomienda siempre mezclar la dosis de una gota del aceite con zumos, miel o junto con un terrón de azúcar.

Por lo general se aconseja evitar la aromaterapia en caso de embarazo y lactancia y en niños menores de 5 años, puesto que son sustancias muy concentradas y un ser en fase de desarrollo es mucho más receptivo que un adulto.

Si utilizas los aceites esenciales y tienes dudas sobre una nueva marca o una planta que no conoces, consulta siempre un experto y ante la duda, si es un aceite de uso tópico, experimenta una pequeña gota de producto en el antebrazo y espera algunos minutos para observar si tu cuerpo manifiesta alguna reacción alérgica.

También te podria interesar

¿Qué tipo de planta escoger según tu personalidad?

Friluftsliv: la pasión por las actividades en contacto con la naturaleza

¿Es cierto que las infusiones caducan?

Deja tu comentario