5 aceites vegetales para el cuidado de la piel en verano

| |

Los aceites vegetales son unos preciosos aliados para nuestra salud ya que poseen propiedades nutritivas y antioxidantes, de las cuales nos podemos beneficiar para equilibrar nuestras funciones vitales, protegernos de las agresiones externas, relajarnos y prevenir los efectos del tiempo.

A diferencia de los aceites esenciales, los aceites vegetales se obtienen por la presión en frío de los frutos o semillas de algunas plantas. En la elección de los aceites vegetales, como con el resto los productos naturales, es importante que la materia prima y el proceso de producción sean respetuosos y controlados así de asegurar un resultado de calidad.

Comprar un aceite vegetal puro y de cultivo ecológico te asegurará sobre la calidad del producto y sus propiedades, para una administración segura y eficaz.

En menos de una semana empieza el verano, y especialmente en esta época del año, que para muchos es sinónimo de vacaciones, playa, sol y diversión, es aún más importante cuidar y mimar nuestra piel.

Los rayos dañinos del sol, el viento y las temperaturas elevadas hacen que nuestras defensas tengan que trabajar más para luchar contra eventuales:

  • Quemaduras
  • Deshidratación
  • Envejecimiento precoz de las células epiteliales

Evitar la exposición directa durante las horas más calurosas, tomar abundante agua y consumir fruta y verdura de temporada, son las pautas recomendadas por los expertos cada año. Además, puedes aprovechar de los beneficios de los aceites puros para prevenir o aliviar las molestias más típicas del verano.

Estos 5 aceites vegetales para la piel te sorprenderán por sus propiedades y te ayudarán a proteger y cuidar de tu belleza y bienestar durante las vacaciones.

Aceite de argán

La Argania espinosa es un árbol que crece en zonas semi desérticas de Marruecos y Argelia. Del fruto de este árbol espinoso se extrae el aceite de argán, ya utilizado hace siglos por las tribus bereberes como alimento y cosmético de apreciadas cualidades. Posee un 80% de ácidos grasos esenciales (omega 3 y 6) y vitamina E. Entre sus propiedades más destacadas: alivia las molestias causadas por las quemaduras solares e irritaciones de la piel; es antioxidante (atenúa arrugas y cicatrices); hidrata y regenera; proporciona elasticidad a la piel y brillo al cabello.

Aceite de jojoba

La jojoba (Simmondsia chinensis) es una planta que crece en los desiertos de México y California. Es de tipo arbustiva y de sus frutos se extrae una cera líquida de propiedades notables, muy conocida y largamente utilizada en el sector cosmético. Al ser una cera vegetal es rica en ceramidas, vitamina E, ácidos grasos esenciales y proteínas. Es un eficaz protector contra los rayos UVA, nutritivo y suavizante, antioxidante y regenerador cutáneo (perfecto para prevenir arrugas y estrías). También indicado para piel seca y problemas del cuero cabelludo (protege de productos agresivos como tintes, alivia picores y descamación).

Aceite de aguacate

El fruto de la Persea americana es un elemento base en la tradición culinaria de muchos países de Centroamérica, zona de origen de esta planta. Desde el nutritivo y sabroso fruto del aguacate se extrae un precioso aceite, rico en sales minerales, betacarotenos, vitaminas del grupo B, E y K. Se utiliza en cosmética en preparados para problemas de eccemas, arrugas y heridas. También representa una protección eficaz contra los rayos del sol, siempre teniendo presente de no tomar el sol directo durante las horas más calurosas del día.

Aceite de sésamo

El Sesamum indicum L. es una planta herbácea originaria de India y África, cultivada por sus semillas ricas en aceite. El alto contenido en ácidos grasos insaturados (omega 6 y 9) y de vitaminas del grupo B y E lo hacen especialmente adecuado para masajes. Tiene poder nutritivo para la piel y protege de los rayos solares. Se absorbe fácilmente y es indicado como aceite base para mezclas de aceites esenciales. Junto con aceite esencial de lavanda, árbol de té o geranio es muy eficaz para aliviar el picor causado por las picaduras de insectos (3 gotas de aceite esencial en 10 ml de aceite de sésamo).

Aceite de rosa mosqueta

La Rosa rubiginosa, planta originaria de Chile, es conocida por su excelente aceite: un auténtico elixir de belleza. El líquido dorado que se obtiene de las semillas de la rosa contiene un 80% de ácidos grasos poliinsaturados que ofrecen una potente acción regeneradora. Es utilizado por sus propiedades antiarrugas, pero también es eficaz en el tratamiento de las manchas de la piel (debidas al sol), de eccemas y heridas.

Las pieles más sensibles podrían reaccionar al uso de algunos aceite. Por esto se aconseja hacer un test aplicando una gota del producto en una zona de la piel con bastante riego sanguíneo y esperar 15 minutos para verificar eventuales intolerancias.

El uso de estos aceites ofrece potentes beneficios de prevención frente a varias irritaciones y molestias de la piel típica de esta temporada del año. De toda forma es importante protegerse del sol, el viento y eventuales agentes irritantes, también llevando prendas de fibra natural, gorro y gafas de sol.

¿Cuáles productos naturales llevarás contigo de vacaciones?

También te podria interesar

¿Qué tipo de planta escoger según tu personalidad?

Friluftsliv: la pasión por las actividades en contacto con la naturaleza

¿Es cierto que las infusiones caducan?

Deja tu comentario