Propiedades de las plantas medicinales: ¡Natural no es sinónimo de inocuo!

| |

Ser conscientes de las contraindicaciones de las plantas medicinales es clave para beneficiarse de sus propiedades sin correr riesgos. Este es uno de los mayores aprendizajes que he podido sacar durante mis estudios de fitoterapia y es algo que todos deberíamos investigar antes de tomar cualquier remedio natural. 

¿Qué hay que saber sobre las hierbas medicinales y su toxicidad? ¿Cómo podemos hacer un uso más responsable y prevenir sus efectos secundarios? ¡Sigue leyendo para saber más!

¿Todo lo que es natural es inocuo?

hierbas medicinales

¿Te suena eso de “es natural… si no te hace bien, tampoco te hará daño”? 

Pues, es un gran mito y a continuación te explico porqué.

También, los hábitos saludables pueden ser perjudiciales si no se toman las debidas precauciones. 

Por ejemplo, si nunca has practicado running no empezarás el primer día corriendo un maratón. Primero, probablemente, harás unos chequeos médicos. Luego, a ser posible, buscarás el asesoramiento de un profesional que te ayude a crear un plan de entrenamiento personalizado. 

Lo mismo ocurre con los suplementos naturales a base de plantas

Ante todo, tal y como pasa con el deporte, hay que tener en cuenta la situación de salud de la persona que los toma. 

En segundo lugar, para que los preparados a base de hierbas nos aporten beneficios tendremos que seguir el modo de empleo y las dosis recomendadas.

Entonces, ¿por qué somos menos propensos a tomar precauciones cuando se trata de utilizar productos naturales para cuidar nuestra salud?

¿Qué sabemos sobre la toxicidad de las plantas medicinales?

Desde tiempos antiguos las plantas medicinales se han usado para prevenir o curar enfermedades, y sus propiedades han sido transmitidas generación tras generación

Sin embargo, las plantas también han sido una de las primeras causas de muerte por intoxicación del hombre prehistórico.

Hoy día, los riesgos de intoxicación y efectos secundarios se pueden prevenir utilizando un poco de sentido común y tomando precauciones.

Gracias al desarrollo de las técnicas científicas, a mediados del Siglo XX se ha comprobado la eficacia de muchas especies vegetales para la salud humana. De este modo, se ha contribuido a la creación de procesos industriales avanzados para la extracción de los principios activos y para la conservación de los preparados.

La tradición primero y la ciencia después nos indican que los remedios naturales poseen propiedades curativas, pero hay que hacer un uso responsable porque también tienen contraindicaciones.

Contraindicaciones de las plantas medicinales: ejemplos

Nuez moscada, planta medicinal con efectos secundarios

El consumo de una gran cantidad de zumo de pomelo (Citrus x Paradisi) puede producir alteraciones del metabolismo si tomado mientras se hace un tratamiento a base de estatinas.

La nuez moscada (Myristica fragans Houtt.), especia muy utilizada en platos de todo el mundo y con propiedades benéficas para los aparatos digestivo y respiratorio, es altamente tóxica y alucinógena en dosis elevadas.

Estos son solo algunos ejemplos, pero también otras plantas medicinales comunes pueden producir efectos adversos aunque leves.

El consumo de plantas medicinales y preparados herbarios, por lo tanto, debería basarse sobre un uso correcto y racional, tanto para beneficiarse de las propiedades curativas cuanto para preservarse de los efectos tóxicos.

¿Qué podemos hacer en la práctica para reducir el riesgo de los efectos secundarios producidos por las plantas medicinales y sus extractos?

Pautas para un correcto uso de las plantas medicinales y sus extractos

En otra ocasión, te he hablado de la importancia de seguir cierto criterios a la hora de comprar suplementos naturales y plantas medicinales. Las mismas pautas serán de ayuda para prevenir los posibles efectos secundarios debidos a un uso inadecuado de estos productos.

Esto no significa que si utilizas frecuentemente plantas medicinales o complementos vegetales estás en peligro de vida, sino que informarte sobre sus contraindicaciones te permitirá prevenir molestias y aumentar su eficacia.

En resumen, esto es lo que deberías saber para garantizar un uso responsable de los preparados a base de plantas medicinales:

  1. Adquirir preparados de origen segura y en establecimientos de confianza.
  2. Seguir las indicaciones de un profesional de la salud que conozca nuestro estado de salud.
  3. Respetar las dosis diarias recomendadas, tanto para evitar efectos secundarios cuanto para obtener todos los beneficios posibles.
  4. Tener en cuenta todas las precauciones y recomendaciones en caso de suministro en niños, mujeres embarazadas o durante la lactancia, personas de tercera edad, pacientes pre y post operatorios, personas bajo tratamientos, donde el consumo de plantas medicinales requiere un conocimiento exacto de la condición fisiológica del paciente.

En todo caso, aclarar las dudas que tengas con tu médico es clave porque ciertas sustancias, a pesar de ser de origen natural, pueden retardar o frenar los efectos de otros medicamentos.

¿Cómo utilizamos las plantas medicinales en España?

manos mujer con hojas de diente de león, planta medicinal

Actualmente, el empleo de plantas para usos terapéuticos, que es el fin de la fitoterapia, es cada vez más difundido. Estos remedios se utilizan especialmente para prevenir y tratar molestias leves o complementar las terapias convencionales en caso de enfermedades crónicas.

La demanda de productos fitoterapéuticos en crecimiento constante ha contribuido al incremento de la investigación científica, permitiendo la constatación de la eficacia de varias plantas y en algunos casos el aislamiento de principios activos de origen vegetal, como morfina y ácido acetilsalicílico.

Con el aumento de los estudios científicos ha crecido también la documentación sobre posibles efectos adversos e interacciones de las plantas medicinales.

La directiva Europea del sector invita a los países comunitarios a adoptar medidas que faciliten una venta más segura y controlada de estos productos.

En España las regulaciones del sector no están completamente desarrolladas. Entre las consecuencias, según destaca este artículo, apenas un 30% de los preparados a base de plantas que se venden cada año son dispensados en farmacias y el restante 70% en otros establecimientos (herbolarios, supermercados, tiendas de dietética, etc.). En otros países como Italia, Francia y Alemania la tendencia es invertida.

Más detalles sobre el consumo de preparados a base de plantas medicinales en España

dos envases de suplementos naturales a base de acerola

En España la Ley prevé que los suplementos nutricionales (aquellos productos consistentes en fuentes concentradas de nutrientes y que se presentan con la finalidad de complementar una dieta normal) pueden ser vendidos libremente en herbolarios y supermercados, siempre bajo la denominación de “Complemento Alimenticio” y cuando “la presentación y publicidad no atribuirá a los Complementos Alimenticios la propiedad de prevenir, tratar o curar una enfermedad humana, ni se referirá en absoluto a dichas propiedades”.

En otras palabras, la información resulta incompleta para el consumidor que puede asociar esta ausencia de indicaciones a la inofensiva acción de los productos y despreocuparse de eventuales interacciones con otros fármacos y contraindicaciones.

¿Cuáles son las repercusiones sobre los consumidores?

Probablemente la mayoría de los consumidores tendrá acceso a una información limitada, a no ser que investigue por elección propia acerca de las contraindicaciones de una planta medicinal.

Al estado actual, debido a la enorme cantidad de hierbas utilizadas por sus propiedades terapéuticas y a la complejidad de la composición química vegetal, no se ha podido garantizar para todas las plantas medicinales una verificación científica de efectividad y riesgos. Por lo que en muchos casos el uso de extractos de hierbas medicinales sigue basándose en la tradición.

Afortunadamente, un interés cada día mayor hacia la efectividad de las plantas medicinales por parte de los investigadores y la sensibilidad de los consumidores hacia un consumo responsable dejan presagiar la superación de estereotipos. Como, por ejemplo, aquel que considera que los productos naturales son inocuos.

Nunca es demasiado tarde para empezar a cuidar nuestra salud. Hacer deporte, comer mejor y utilizar suplementos naturales a base de plantas medicinales son algunos de los hábitos sanos que podemos integrar en nuestra rutina de cuidados. Eso sí, con las debidas precauciones y con el asesoramiento de un experto.

¿Tienes algunas otra duda sobre las contraindicaciones de las plantas medicinales? Deja un comentario aquí abajo, contestaré lo más rápido posible.

Fuentes consultadas:

https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-regulacion-del-mercado-plantas-medicinales-13034833

https://www.aemps.gob.es/informa/notasinformativas/medicamentosusohumano-3/medPlantas/2011/ni-muh_06-2011_plantasmed/

https://www.portalfarma.com/Profesionales/campanaspf/categorias/Paginas/introduccionalafitoterapia.aspx#02

https://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/HTML/?uri=CELEX:32004L0024&from=DA

Suscríbete a nuestra newsletter

Al suscribirte aceptas que tus datos sean guardados según establecido en nuestra  política de privacidad

Anterior

¡Visita los mejores jardines botánicos del mundo desde tu sofá! (#todosencasa)

Cómo preparar infusiones de hierbas [infografía]

Siguiente

También te podria interesar

chica estudiante de fitoterapia en la calle sujeta libros

¿Dónde estudiar fitoterapia? Consejos para elegir el curso ideal para ti

hierbas para infusiones

Las 10 mejores hierbas para infusiones y sus propiedades

que es la fitoterapia, notasnaturales

¿Qué es la fitoterapia? Definición y breve historia

Deja tu comentario