¿Qué son las tisanas y para qué sirven?

| | ,

Que si la tisana es diferente de una infusión, que si se hace con agua hirviendo o templada, que si esto, que si lo otro… Parece que hay bastante confusión cuando se habla de la tisana y hoy he querido ir al lío para aclarar algunas dudas. Si quieres saber qué son las tisanas y para qué sirven, a continuación,  te cuento todo lo que tienes que saber sobre estas bebidas de hierbas.

Tisana: origen de la palabra

Empezamos por entender qué significa tisana. La palabra tisana (también conocida con el término francés “tisane” y que no hay que confundir con la “tizana venezolana” que se escribe con “z”) viene del griego “ptisáne”. Como ocurre muchas veces, el sustantivo procede de un verbo relacionado con el objeto, en este caso “ptissó”, que significa machacar.

De hecho, los griegos utilizaban esta palabra para referirse a una bebida que se obtenía descascarillando y machacando la cebada y mezclándola con agua.

Los romanos adoptaron esta palabras griega adaptándola como “ptisana” y, a través del latín, se ha mantenido en el castellano actual como tisana. 

Sin embargo, el significado del término ha ido mudando. La explicación, según he leído en el Blog de la Lengua, se debe a que la cebada ya en tiempos antiguos se utilizaba como planta medicinal. Por su popularidad, la palabra utilizada para indicar la bebida de cebada se ha ido extendiendo a otras bebidas medicinales preparadas de la misma forma.

Definición de tisana en fitoterapia

La bebida tisana de los griegos se obtenía machacando cebada e infusionando con agua. Algo parecido con el proceso de producción de la cerveza, pero sin fermentación.

La definición de tisana, actualmente, tiene bastante en común con la receta original y, para obviar cualquier malentendido, quiero dejar claro que en este artículo me refiero al término tisana utilizado en el ámbito de la fitoterapia.

Por lo que te remito a la tisana según la definición propuesta por el Manual de fitoterapia, ediciones Elsevier: “Las tisanas vegetales consisten exclusivamente en una o más drogas vegetales destinadas a preparaciones acuosas de administración oral obtenidas por medio de decocción, infusión o maceración”.

Dicho de otra forma, en fitoterapia se considera una tisana la extracción con agua (caliente o fría) de los principios activos de una o más plantas medicinales (drogas vegetales). Esta bebida se puede obtener a través de diferentes procesos.

A este punto, es posible que te estés haciendo tú también esa pregunta que levanta mucha confusión cuando se habla de tisanas. Ahí va…

¿Hay diferencia entre infusión y tisana?

Si consideramos la definición propuesta en el manual que te he mencionado, la respuesta es no, no hay diferencia entre té, infusión y tisana. Lo que ocurre es que la palabra tisana se utiliza como hiperónimo, es decir, engloba en sí el significado de infusión (y también de decocción y maceración).

Podemos decir que una infusión es una tisana y viceversa, pero sí hay diferencia entre una infusión, un decocto y un macerado.

Menos frecuente es el uso de té de hierbas para referirse a las infusiones y aunque el té se puede considerar una tisana, hay que tener en cuenta que no es lo mismo un té de hierbas (infusión) que un té verde, por ejemplo. El término té se utiliza exclusivamente para referirse a la bebida que se obtiene con la infusión de hojas de Camellia sinensis.

¿Qué es la tisana y para qué sirve?

En la definición de tisana desde el punto de vista de la fitoterapia queda claro que hablamos de una bebida con propiedades medicinales. De hecho, las tisanas (infusiones, decoctos o macerados) se consideran la forma más sencilla de aprovechar los beneficios de las drogas vegetales.

Los beneficios de la tisana, claro está, dependerán de las plantas medicinales utilizadas. Una tisana de manzanilla obtenida con el proceso de infusión, por ejemplo, tendrá propiedades digestivas, antiinflamatoria, antiulcerosa, carminativa y ligeramente sedantes (Fuente, fitoterapia.net).

¿Qué tipos de tisanas hay?

Una tisana, en resumen, es el término genérico que utilizamos para indicar el resultado de la extracción en agua de los compuestos activos de las plantas medicinales. Por esto, una forma de categorizar las tisanas consiste en indicar si se trata de una tisana obtenida por:

  • Infusión
  • Decocción
  • Maceración

Otra forma de clasificar las tisanas podría ser la de diferenciarlas según la parte de la droga utilizada. En este caso hablaríamos de:

  • Tisana de hojas: Maria Luisa (Lippia citriodora), Menta (Mentha piperita), Ginkgo (Ginkgo biloba)…
  • Tisana de flores (o capítulos florales): Malva (Malva sylvestris), Tila (Tilia platyphyllos), Cantueso (Lavandula stoechas)…
  • Tisana de raíces: Regaliz (Glycyrrhiza glabra), Jengibre (Zingiber officinale), Valeriana (Valeriana officinalis)…
  • Tisana de cortezas y tallos: Canela (Cinnamomum verum), Tomillo (Thymus vulgare), Romero (Rosmarinus officinalis)
  • Tisana de frutos (o semillas): Anís verde (Pimpinella anisum), Hinojo (Foeniculum vulgare), Cardamomo (Elettaria cardamomum)…
  • Tisana de frutas (o frutal): Naranja, pulpa y piel (Citrus sinensis), Piña, pulpa y piel, (Ananas comosus), Escaramujo (Rosa canina L.)…

Las tisanas suelen prepararse con una o más plantas medicinales y a veces contienen diferentes partes de la misma planta. Lo ideal es que sea un profesional quien indique las dosis y las modalidades de suministro.

Hay que recordar que aunque las tisanas sean naturales, sus ingredientes contienen principios activos que pueden tener contraindicaciones o interactuar con algunos fármacos.

Por último, también hay tipos de tisanas que no se preparan con fines medicinales, sino que se toman por puro placer. En estos casos las mezclas son las más variadas y en el comercio hay para todos los gustos. 

¿Cómo se hace una tisana medicinal?

Otra cuestión que suele confundir bastante tanto que se hable de tisanas, como de infusiones o tés, es “cómo se prepara”. Temperatura del agua, tiempos de infusión, planta fresca o seca, etc. Hay muchos detalles que hacen que el proceso no quede del todo claro acerca de la preparación de una tisana.

La razón de esta confusión sobre la forma correcta de preparar una tisana medicinal creo que aparece cuando se intenta generalizar el proceso. Intento explicar mejor.

Teniendo en cuenta que la palabra tisana engloba varios tipos de preparados a base de drogas vegetales (infusiones, decocciones y macerados) y que se pueden utilizar diferentes partes de la planta no se existe un único proceso para obtener una tisana.

Por todo lo anterior, es muy probable, que te hayas encontrado con recetas de infusiones en las que los tiempos de reposo o la temperatura del agua no coincidieran. Pues, es normal.

En otro artículo ya te cuento todos los detalles sobre las infusiones y cómo se prepara una infusión herbal de plantas medicinales. Por lo que aquí voy a recordarte algunas claves a la hora de preparar una tisana:

  • Los tiempos de reposo de una infusión suelen ser de 10 a 20 minutos. Una vez añadida la planta o la mezcla de plantas en un recipiente con agua hirviendo o caliente (depende de la planta que vayas a utilizar puede requerir temperaturas más altas para facilitar la extracción).
  • Cuando la tisana se compone de raíces, tallos leñosos o corteza lo normal es que tengas que añadir la droga en agua y cuando llegue a ebullición, dejar hervir unos 10 minutos. Luego dejas reposar 10 minutos más antes de filtrar.
  • En la mayoría de los casos, las plantas liberan principios activos volátiles cuando se infusionan en agua caliente. Es por este motivo que se recomienda tapar mientras infusionan.
  • La planta tiene que ser de calidad y origen seguro. Lo ideal es que la adquieras en tiendas especializadas o farmacias para evitar intoxicaciones causadas por mezclas de plantas adulteradas.

Creo que tener claro qué son las tisanas medicinales, los tipos y las diferencias con otras bebidas a base de hierbas puede ser muy útil para entender cómo actúa la fitoterapia. Además, nos ayuda a entender mejor la necesidad de seguir ciertas precauciones y recomendaciones para que sean más efectivas y que no nos perjudiquen.

¿Tienes más dudas acerca de las tisanas y su preparación? Deja un comentario aquí abajo.

También te podria interesar

Malva: una planta común, buena para la salud

¿Es cierto que las infusiones caducan?

Uso tradicional de las plantas medicinales: clave para el descubrimiento de nuevos fármacos

2 comentarios:

Deja tu comentario